Noticias

Los gases presentes en la vida cotidiana
abril 2020 Barcelona


¿Sabías que muchos de los envases de alimentos que compramos en el supermercado llevan gas en el interior? ¿O que algunas ventanas llevan gas para mejorar el aislamiento? Te sorprenderá saber la cantidad de gases que están presentes de alguna manera en nuestro día a día. Aquí van algunos ejemplos.

Conservación de alimentos

Para garantizar la frescura de la comida, en la industria alimentaria y en la hostelería se utiliza hielo seco, un gas compuesto por dióxido de carbono en estado sólido. Su baja temperatura lo hace apto para la conservación, la congelación y el transporte de alimentos como el pescado, el marisco, la uva durante la vendimia, las frutas de temporada tras su recogida, el pan, la comida precocinada, etc. El hielo seco ayuda a mantener las propiedades de los alimentos, ya que retrasa su fermentación y evita la aparición de hongos y bacterias.

Envasado de alimentos

Algunos sistemas de envasado de alimentos, como el envasado en atmósfera protectora (conocido como envasado MAP), utilizan gases para que los alimentos se conserven durante más tiempo. Los más comunes son el oxígeno, el CO2 y el nitrógeno. El tipo y la proporción de gas que debe ir en cada envase depende del tipo de comida y de los cambios naturales que sufra cada alimento. Por ejemplo, productos frescos como ensaladas preparadas, bandejas de carne, verduras en bolsa o alimentos precocinados vienen envasados con alguno o varios de estos gases, de manera que se alarga su conservación sin alterarse sus propiedades.

Electrodomésticos

La nevera y el aire acondicionado son electrodomésticos que hacen uso de gases de hidroclorofluorocarbono (HFC) para su funcionamiento. Este tipo de gases, que también están presentes en aerosoles como desodorantes, productos limpiadores e insecticidas, absorben el calor y, por tanto, sirven para refrigerar. Son muy contaminantes y su uso está cada vez más regulado por los gobiernos de los distintos países.

Cerramientos con aislamiento

Cada vez es mayor la demanda de cerramientos con eficiencia energética, lo que ayuda a reducir costes y a respetar el medio ambiente. Además, en las grandes ciudades donde el nivel de ruido es alto, edificios como, por ejemplo, hoteles u oficinas requieren la instalación de ventanas con aislamiento tanto térmico como acústico. Y para ello se utiliza argón, un gas noble que tiende a la fuga de manera natural, por lo que es el complemento ideal para crear estos cerramientos y garantizar ese hermetismo.

Humo decorativo

En Halloween, en Carnaval, en cumpleaños, en teatros, en discotecas… En todas ellas se hace uso de humo decorativo, esa especie de niebla que se utiliza para crear un ambiente más misterioso y festivo. Cada vez más empresas y particulares optan por generar este humo con hielo seco, en lugar de utilizar una máquina de humo, que funciona, generalmente, mezclando agua y glicerina. Este gas, conocido también como nieve carbónica, funciona a una temperatura de -78ºC.

Coctelería

Siguiendo con el hielo seco, la tendencia de los elaboradores de cócteles estos últimos años es darle un toque especial con el efecto de humo que genera este gas. Cuando se mezcla con la bebida, este se calienta y se sublima, es decir, que pasa de estado sólido a gas rápidamente creando la niebla y refrescando la bebida. Eso sí: nunca se debe tocar directamente ni ingerir el hielo seco en su estado sólido, ya que tiene una temperatura muy fría y podría provocar quemaduras graves.

Cocina creativa

En la cocina de vanguardia, hace unos años que reina el nitrógeno líquido como técnica innovadora. Este gas, nitrógeno puro a una temperatura de 198ºC, permite una transformación inmediata de los alimentos gracias a su deshidratación y acelera su cocción sin que estos pierdan sus propiedades. Por eso, es frecuente ver platos de alta cocina con contrastes de frío-caliente o ese efecto de un alimento con el interior líquido a temperatura ambiente y una cobertura congelada. Se usa también para hacer helados, granizados y sorbetes, ya que este gas permite la congelación instantánea.

Limpieza criogénica

La limpieza criogénica consiste en hacer impactar pellets de hielo seco a presión contra las superficies para que salte la suciedad. Aunque algunos sectores, como la industria aeroespacial, hace ya décadas que usan este tipo de limpieza, cada vez más ámbitos se unen a esta técnica para la limpieza de maquinaria de la industria alimentaria, motores de aviones, equipos industriales, maquinaria de artes gráficas... Se trata de una limpieza seca (no utiliza agua), respetuosa con el medio ambiente, no abrasiva ni tóxica.

Estas son algunas aplicaciones de los distintos gases, pero el oxígeno, el nitrógeno, el argón… se utilizan también en la elaboración de muchos objetos de nuestra vida diaria, como textiles, la cerámica, el vidrio… En definitiva, los gases conviven con nosotros.

OXIGEN salud dispone de suministro de todos estos y otros gases para uso industrial, alimentario o medicinal.






Email:     Telf: 900 80 80 89 | Fax: 93 278 04 04
Copyright © 2020 OXIGEN salud, S.A. - Todos los derechos reservados

Política de privacidad - Política de cookies - Aviso legal